“Villa Miseria, Villa Esperanza” por Lydiane Forkert

Es un trabajo de Lydiane Forkert para la Asociación Respuesta para la Paz. Este trabajo presenta ideas concretas y aplicables para trabajar en la problemática de las villas miseria. Agradecemos a Lydiane su aporte y confiamos que será de interés para investigadores y decisores de políticas públicas, así como interesados en esta temática social.

Leer documento.

Somos Embajada de Paz

   Nuestra Asociación RESPUESTA para la PAZ fue designada Embajada de Paz y recibió la Bandera de la Paz en el Salón Manuel Belgrano del H. Senado de la Nación

Fuimos invitados por Mil Milenios de Paz y Fundación Paz, Ecología y Arte para que nuestra institución sea parte del Proyecto “Mil banderas para mil escuelas, empresas, instituciones y personalidades”, auspiciado por UNESCO. La Bandera de la Paz fue creada por el artista ruso Nicholas Roerich quien también promovió el Pacto Roerich, con el fin de proteger los tesorAñadir imagenos del genio humano, estableciendo que las instituciones educativas, artísticas, científicas y religiosas, así como los lugares de relevancia cultural, debían ser declarados inviolables y respetados por todas las naciones, tanto en tiempo de guerra como en tiempos de paz. El Pacto Roerich y la Bandera de Paz significaron una contribución a la mejora de las condiciones mundiales, ya que representó un sendero y un llamado a la unidad internacional y a la paz mundial. El diseño de la Bandera de Paz muestra tres esferas rodeadas por un círculo, en color magenta oscuro sobre fondo blanco. Este símbolo representa un profundo entendimiento de la naturaleza humana: el círculo representa la cultura y los puntos representan el Arte, la Religión y la Ciencia. La cultura no pertenece a ningún individuo, grupo, nación o época sino a toda la humanidad y a las generaciones que la heredarán. Asociación RESPUESTA para la PAZ tiene el compromiso de apoyar los procesos de diálogo, la negociacion y la mediación, la construcción de consensos y la facilitación de acuerdos de manera creativa, inclusiva y respetuosa, tanto en la vida cotidiana de las personas como en las instituciones y organismos, reconociento al otro como un ser humano digno del respeto y la consideración que queremos para nosotros mismos, con autonomía y responsabilidad en la toma de decisiones